Ventajas de la liposucción VASER

vaser

El VASER, además del ejercicio y sana alimentación, es esa herramienta necesaria para aquellos que buscan mejorar su contorno corporal. En esta era de cambios, llevar una sana alimentación y una vida deportiva es cada vez más común, ya sea por salud, estética o en muchos casos una combinación de estos aspectos. Son muchos los que ahora están en una “onda fitness”. En esa búsqueda de bienestar y buen lucir físico, surgen muchas opciones complementarias a estas estrategias de cambio.

Estados Unidos es uno de esos países catalogados como interesado en proyectar una imagen de individuos de buen aspecto. Sin embargo, los índices de obesidad son bastante altos. En aras de modificar estos datos, se ha promovido a través de proyectos estatales el deporte como factor de cambio. Sin embargo, luego de perder tantos kilogramos, el exceso de piel y la flacidez se hace evidente. Ahí es cuando comienza a destacarse el VASER. Este es un método con resultados sorprendentes y evidentes en poco tiempo. Consiste en la eliminación de grasa a partir de la remoción por vibración ultrasónica y su extracción mediante cánulas.

Ventajas de la liposucción VASER

Uno de los principales resultados que buscan los pacientes es rapidez y efectividad. Si tomamos en cuenta la rapidez en los cambios a partir de las primeras horas o días posteriores a la intervención, hay muchas expectativas depositadas en el procedimiento. Asimismo, los resultados que se derivan de este procedimiento podrán ser permanentes. Claro está, siempre y cuando no haya cambios bruscos de peso. El VASER también moldea el cuerpo de tal manera que resulta con un aspecto estético y muscular, lo que tantos pacientes buscan.

Esta tecnología es recomendada tanto para zonas amplias como para pequeños y localizados acúmulos de grasa. Además, puede mejorar resultados obtenidos con liposucciones regulares. Una de las razones por las que destaca y hace que la metodología tradicional pierda clientes, es que el VASER es mucho más indolora. Los pacientes reportan que al salir del quirófano no sufren dolores sino la misma sensación de la picadura de una avispa. Esto se puede explicar por el diminuto tamaño de las cánulas con las que se extrae la grasa y a que no daña ni vasos sangúineos ni nervios.

No se requiere de anestesia general

Muchas personas evitan pensar en someterse a tratamientos estéticos por el temor a entrar en un quirófano y tener que entrar en procesos anestésicos. Sin embargo, uno de los grandes pros que tiene esta técnica, es que puede ser practicada bajo anestesia local dependiendo de la porción de grasa a extraer. Bajo esta consideración, se reducen bastante los riesgos que acompañan a la anestesia general. Esto implica que el procedimiento será ambulatorio. Es decir, el paciente ingresará –luego de recomendaciones previas del médico tratante– al centro médico y podrá retirarse del mismo al pasar un par de horas.

Tras más de 10 años siendo practicada en Estados Unidos, surge como una innovadora solución para reducir las porciones de grasa en zonas localizadas. Además, permite alisar la piel y hacer que esta se adhiera de mejor forma a los músculos y así resaltarlos. Es decir, es una opción mucho más rentable porque a través de un único procedimiento se pueden encontrar mejorías. En otros casos, normalmente se requerirían dos intervenciones distintas.