Transferencia de grasa a glúteos: la cirugía de moda que vino desde Brasil

aumento de glúteos

Aunque el aumento de glúteos se puede realizar mediante implantes de silicona, la intervención que está causando sensación, es el “Brazilian Butt Lift”.

Se trata de una técnica de lipotransferencia de grasa que ha venido desde Brasil y que consiste básicamente en inyectar en los glúteos la grasa sobrante de otras partes del cuerpo.

Este método brasileño se ha convertido en todo un boom que arrasa en Estados Unidos y que cada día es más demandado en España. Lo atractivo de esta intervención es que logra un efecto de remodelado corporal con resultados impresionantes sin cicatrices y sin tener que utilizar implantes de silicona.

¿En qué consiste la operación y transferencia de grasa a los glúteos?

Lo primero es realizar la liposucción, para extraer mediante succión la grasa corporal sobrante del abdomen, muslos, caderas, espalda o michelines. A continuación, la grasa aspirada se procesa y purifica y se procede a reimplantarla mediante inyecciones en diferentes zonas y profundidades de los glúteos.

Las células de grasa donantes se inyectan cerca de un suministro de sangre para que tengan una mayor posibilidad de supervivencia y no sean reabsorbidas por el cuerpo. Una parte de la grasa es reabsorbida por el propio cuerpo, se estima que el porcentaje máximo de absorción es de un 50% según la zona de la que haya sido extraída. Es por esto que la cantidad de grasa inyectada suele ser ligeramente superior a la requerida con el objetivo  de asegurar el mejor resultado final.

Post-operatorio del aumento de glúteos

El paciente deberá guardar reposo por unos días y  puede regresar a su trabajo en el lapso de una semana. El retorno a la totalidad de las actividades varía de caso en caso pero normalmente ocurre en 3 semanas. Durante un mes deberá llevar una faja compresiva.

La grasa inyectada necesitará un abastecimiento sanguíneo constante para que pueda sobrevivir en su nuevo lugar. Es por esto que recomendamos al paciente que durante las primeras semanas procure acostarse boca abajo o de lado y utilizar dispositivos inflables para sentarse sin presionar los glúteos.

¿Es un procedimiento seguro?

El levantamiento de glúteos con injerto de grasa de otras partes del cuerpo, por lo general es seguro. Este método resulta más fiable que el levantamiento mediante implantes de silicona, porque estos corren el riesgo de voltearse o moverse.

En algunos caso puede pasar que la grasa se reabsorba más de lo esperado y haya que poner más de grasa posteriormente. Como en cualquier cirugía existe el riesgo de infección. Por lo que es importante seguir al pie de la letra las pautas indicadas por el médico.

El aumento de glúteos mediante transferencia de grasa es un método seguro, siempre y cuando se realice con un profesional que siga estrictos protocolos de higiene y técnica.