Transferencia de grasa para esculpir nuestro cuerpo

aumento de pecho

La transferencia de grasa autóloga para esculpir nuestro cuerpo puede ser una buena idea para determinados casos, como son la firmeza de los senos o el aumento de los glúteos.

El ejercicio corporal y el entretenimiento son opciones saludables para mantener nuestro cuerpo en forma y alcanza las formas corporales deseadas, pero con el continuo avance de la tecnología médica han surgido otras posibilidades, como la transferencia de grasa. Esta técnica se basa en esculpir y dar forma al cuerpo para adquirir las curvas deseadas no logradas con el ejercicio.

Una técnica muy común es el levantamiento de glúteos brasileño, que consiste en extraer grasa de una parte del cuerpo e inyectarla en el los glúteos y así perder grasa en otras partes del cuerpo.

En un proceso de transferencia de grasa, se realiza una pequeña incisión  en la piel y se extrae la grasa deseada. Posteriormente se introduce en el lugar deseado sellándolo para que no deje cicatrices visibles.

Esta técnica permite una recuperación relativamente rápida, en unos días podrá recuperarse y volver a sus rutinas diarias normales.

Aumento de senos mediante transferencia de grasa autóloga

En el caso de querer tener unos senos más naturales la transferencia de grasa es la opción ideal cuando se combina con un implante de prótesis en las mamas. La transferencia de grasa aporta un aspecto más natural al tacto. En este caso, la grasa se extrae de una parte del cuerpo, generalmente de las caderas y se inyecta en los senos alrededor de las prótesis. Al tratarse de grasa propia no se nota la diferencia entre el pecho normal y la parte rellenada.

Además el pecho el pecho envejecerá de forma natural, ya que esta envejece naturalmente por lo que no necesitará retoques por adquirir una forma o textura diferente con el paso del tiempo.

También existe la opción contraria, extraer grasa de los senos y se puede inyectar en otra parte del cuerpo de su elección.

Levantamiento de glúteos

Si desea un trasero más grande y más redondo, la transferencia de grasa autóloga es la opción más natural. La grasa se inyecta en proporciones iguales en los glúteos, ésta técnica es realizada por un especialista en liposucción que evita elevaciones desiguales antiestéticas.

El hecho de que el cuerpo use su propia grasa de una parte para remodelar otra reduce las posibilidades de complicaciones. La grasa inyectada se asimila lentamente en las células de la parte del cuerpo del receptor y aunque existe el riesgo de rechazo es un procedimiento habitual para aumento de senos y glúteos.