Quistes en los párpados: Tipos, síntomas y prevención

quistes en los parpados

Los quistes en los párpados son un tipo de dolencia/problema muy común que prácticamente todo el mundo ha sufrido alguna vez. No se trata de un problema de gravedad, aunque sí resulta muy molesto. Suelen desaparecer solos al cabo de varios días pero si perduran más de un mes se debe acudir a un especialista para que realice un diagnóstico ya que podría derivar en un problema más grave.

Los quistes en los párpados se conocen con el nombre de chalazión. El chalazión es una especie de granito, que no es infeccioso, el cual se produce en el párpado como consecuencia de la obstrucción de una de las glándulas que lubrican el ojo (las glándulas de Meibomio).

Tipos de quistes en el párpado

En la actualidad se conocen tres tipos de chalaziones:

  • El quiste en el párpado interno. Este se da cuando se origina y queda incluido en el interior del párpado.
  • El quiste en el párpado externo. Cuando erosiona y daña la piel del párpado.
  • El quiste marginal: este se da cuando el quiste aparece en el borde del párpado.

El tamaño de los quistes puede ser muy diferente, ya que puede ir desde prácticamente no percibirse a simple vista hasta alcanzar el tamaño de una bola de 1 cm de diámetro.

El tiempo es básico en este tipo de dolencias. Puede determinar que el problema desaparezca, que crezca o que se mantenga. Los chalaziones no se infectan, pero causan molestias continuas a los ojos, y cuando aparecen, pueden ser antiestéticos. Se trata de protuberancias que pueden presionar sobre la córnea, provocando de esta manera la aparición de astigmatismo y deben tratarse de una manera adecuada para que desaparezcan.

Diferencia entre el chalazión y el orzuelo

Los chalaziones no son lo mismo que los orzuelos, aunque hay veces que el chalazión puede infectarse y de esta manera dar lugar a un orzuelo interno. La diferencia radica en que el orzuelo tiene un origen infeccioso, y resulta muy doloroso, de manera especial al tocarlo. Suelen madurar durante un periodo aproximado de 7-10 días, tras los cuales se produce su obertura y supuración. Suelen desaparecer pasado una semana. En cambio, los chalaziones pueden no ir relacionados con dolor, y suelen ser más grandes que los orzuelos, además de presentar un tacto duro y liso, que se desarrolla más lentamente.

Síntomas de los quistes

El chalazión se manifiesta de varias maneras. Si usted padece cualquiera de estas dolencias, es muy posible que sufra de chalazión. Entre los síntomas más destacados, están:

  • Molestias en el párpado
  • Sensación de raspado en el ojo
  • Aumento de las lágrimas
  • Molestias ante la luz

Prevención del chalazión

El chalazión puede tratar de evitarse, teniendo en cuenta algunas consideraciones importantes. Entre las recomendaciones más comentadas, están:

  • Mantener una buena higiene ocular: una buena higiene en los ojos es clave para evitar el chalazión. Utilizar agua tibia con un poco de champú suave, ayuda a prevenir la aparición.
  • Evitar tocar/presionar los ojos: intentar no restregarse los ojos ni presionar sobre ellos, para así evitar posibles infecciones o lesiones oculares.
  • Usar el maquillaje adecuadamente: el maquillaje de los ojos, si se utiliza durante demasiado tiempo, puede derivar en un lugar de cultivo para algunos microorganismos. Una vez se haya abierto y utilizado, no hay que prolongar el uso del producto más allá de seis meses.
  • Cuidar la salud de la piel: es vital mantener la cara hidratada y cuidada. Tratarse la piel facial con más ímpetu en el caso de tener una piel grasienta.

Si quiere conocer más sobre éste u otros temas relacionados con los ojos contacta con nuestro cirujano ocuplástico Ignacio Genol