Cirugía palpebral con láser: blefaroplastia

Blefaroplastia

La blefaroplastia es básicamente una cirugía palpebral para recortar el exceso de piel en los párpados superiores, un asunto más frecuente de lo que pensamos y que tiene una solución práctica y sencilla. En otro artículo hablábamos sobre la blefaroplastia y los beneficios que aporta a quienes padecen esta condición. Como decíamos, es un método muy práctico para quienes buscan rejuvenecer el aspecto de su mirada. Pero como todo evoluciona, y las tecnologías también, al mercado llegó la versión de esta intervención con metodología láser.

¿Qué procedimiento de cirugía palpebral se recomienda para cada caso?

Dependiendo del tipo de problema predominante (exceso de piel, bolsas…), habrá diferentes tratamientos. Para el caso de quienes tienen un exceso de piel en el párpado superior, lo indicado es realizar una resección de la piel sobrante mediante el láser de CO2.

En los casos en los que el problema sea un exceso de bolsa grasa que protruye la piel hacia afuera, también podemos solventarlo con el láser. Se realiza una extirpación muy limpia y efectiva de aquellas bolsas de grasa minimizando el sangrado y por tanto el hematoma postoperatorio.

La blefaroplastía láser, valiéndose de todos sus avances, puede dar resultados tan positivos como apenas dejar cicatrices mientras que reduce la grasa en el párpado. No solo se utiliza para recortar los excesos de piel sino también para rejuvenecer los tejidos circundantes alisando la piel y devolviéndole luminosidad.

Debido a que la incisión es sin sangre, el láser empleado en cirugía de blefaroplastia genera una ablación cutánea apenas sin dejar cicatriz. Esto es una gran ventaja y cualidad. Es común preguntarse para qué someterse a esta intervención en específico si el método tradicional es casi imperceptible. Pero, si es posible evitar todo tipo de cicatrices por más traslúcidas que sean, ¿por qué no hacerlo?

Otra diferencia con la intervención clásica, es que no solo sirve para recortar esos excesos genéticos, sino que logra hacer mejoras estéticas. Se pueden mejorar esas arrugas estáticas y no únicamente las que se originan por el movimiento de los músculos que rodean al ojo.

¿Cuánto tiempo duran los efectos?

Satisfactoriamente para los pacientes, la cirugía palpebral tiene efectos permanentes. La porción de párpado extirpada, generalmente, no vuelve a reproducirse.

¿Qué tipo de láser se utiliza para esta intervención?

El utilizado actualmente con más frecuencia en la cirugía palpebral, es el láser de CO2, pues da como resultado una tensión en la piel periocular, mejorando su firmeza y dándole carácter juvenil. Otro de los láseres que empleamos es el de luz pulsada intensiva (IPL según sus siglas en inglés) pues ayuda a corregir la coloración oscura de las ojeras.

El procedimiento de blefaroplastia láser es de los más recomendados en el mercado por sus resultados tan espectaculares y naturales. Cada vez son más las indicaciones que tiene esta técnica y con resultados más satisfactorios.