La blefaroplastia sin someterse a cirugía

Blefaroplastia sin cirugía

Con las innovaciones y avances que afectan en todos los ámbitos de nuestro día a día (incluido la medicina), es posible someterse a intervenciones sin ser necesaria una cirugía. Es el caso de la blefaroplastia. Pero, ¿qué es la blefaroplastia?

La blefaroplastia es una cirugía que tiene como propósito corregir las bolsas en los ojos que aparecen en los párpados. Esta intervención es posible tanto en párpados superiores como inferiores. Así pues, es posible solucionar problemas como los párpados caídos, ojeras o una mirada que parezca cansada o envejecida.

Al hablar de blefaroplastia sin cirugía, nos referimos a un proceso indicado a medio plazo. A diferencia de lo que ocurre con la blefaroplastia con cirugía, el resultado del cual es inmediato. La blefaroplastia sin cirugía requiere un proceso más duradero para actuar de manera eficaz.

¿Qué es la blefaroplastia sin cirugía?

La blefaroplastia sin cirugía puede realizarse de muchas maneras. Se trata de la inyección de diferentes sustancias, como pueden ser el ácido hialurónico o el colágeno. Estas sustancias se inyecta bajo el párpado, eliminando de esta manera de forma química la grasa acumulada. Además, tiene el objetivo también de fomentar la tensión de la piel, dando así una apariencia más rejuvenecida de los párpados. Se reduce mediante técnicas químicas la flacidez de los ojos producida por el paso de los años.

Quienes son los “candidatos” a someterse a la intervención

Si se quiere poner una edad limítrofe para utilizar este método de intervención, seria para jóvenes con menos de 40 años, que sufren ligera distensión en el párpado. Es una técnica que se utiliza para pacientes que no sufren un caso demasiado grave de bolsas en los ojos. Es decir, se recomienda utilizar en el momento inicial de la aparición de las bolsas. Hablamos del momento que están en edad “temprana”, o simplemente si se desea combatir su aparición sin tener que proceder a cirugía futura.

Para valorar si el caso que se sufre es posible de tratar con blefaroplastia con o sin cirugía, debe valorarlo un profesional. Los pacientes no son sabedores de si su caso es posible de tratar sin cirugía. Esto no se sabe hasta que no lo evalúa un médico.

Resultados

Primero de todo, hay que dejar claro que los resultados obtenidos con la blefaroplastia sin cirugía no son tan “radicales” como lo son los que van acompañados de una intervención quirúrgica. El tratamiento se realiza en la consulta y que normalmente son necesarias entre 2 y 3 sesiones (1 por semana). Tras el tratamiento se puede hacer vida normal sin tener que asumir días de baja laboral. Es un tratamiento más progresivo pero muy efectivo en determinados casos.

El resultado se puede apreciar de inmediato, sin embargo es cuando el hinchazón de la intervención baja, cuando se observa el aspecto definitivo logrado con la inyección. Todo va relacionado con la tolerancia de nuestro organismo y la forma que se sinteticen los componentes que se hayan inyectado.

Sus efectos pueden ser prolongados durante varios meses. Por ello, cada vez son más las personas que optan por este tipo de tratamiento, ahorrándose así el tener que pasar por el quirófano.