Alimentación: nuestra mejor aliada

salud y alimentación

Probablemente todos conocemos una frase que dice: “eres lo que comes”, y qué cierto es. Cada vez más el tema de la alimentación causa polémicas y es común en el hablar popular. Avances científicos y nutricionales han demostrado cuán estrecha es la relación entre una equilibrada alimentación y resultados visibles en la salud y el cuerpo.

El hallazgo de nutrientes y nuevas funciones en algunos alimentos, ha hecho determinante el auge de nuevas modas alimenticias. Esos avances científicos han combinado los beneficios de hábitos saludables y una combinación estratégica de los alimentos para sacar el máximo provecho de sus nutrientes.

Cuando se habla de dieta o plan de alimentación ideal, no hay alguna prescrita; se deben diseñar para el caso de cada paciente, pues las necesidades y requerimientos variarán dependiendo de datos particulares. Así, una dieta equilibrada implica una diversidad de productos y de fuentes de los mismos. El conocimiento de las propiedades de los alimentos ha permitido establecer patrones de combinación que permite encontrar salud física y bienestar emocional.

Cómo sacarle el máximo provecho a los nutrientes

Comida saludable

Los nutrientes que se extraen de cada alimento son usados por el organismo y hacen posible la vida. Además, permiten el correcto funcionamiento de todos los aparatos y sistemas dependientes de vitaminas, minerales y proteínas. Sin embargo, hay otros alimentos que no contienen nutrientes, pero sí desempeñan un papel determinante en el buen funcionamiento del organismo, como la fibra o el agua, líquido vital.

La energía es uno de esos complementos necesarios para poder ejecutar funciones vitales. El bombeo de la sangre en el corazón, la actividad respiratoria, la correcta temperatura corporal dependen de la energía obtenida de los alimentos.  Los carbohidratos, o hidratos de carbono, proveen al cuerpo de azúcares necesarios para transformarse en esa energía vital.

Otros nutrientes importantes a aprovechar son los lípidos, siempre en su justa medida. Estas partículas de grasa proveen de Adenosina Trifosfato, que es ese nutriente particular que fomenta los procesos celulares. Las proteínas garantizan la formación de nuevos tejidos en el cuerpo, lo que fortalece las zonas musculares.

En la mesa, a la hora de comer, no deben faltar sustancias nutritivas repartidas en los alimentos. Esta distribución se debe hacer de forma balanceada para lograr aprovechar al máximo las capacidades nutricionales de cada alimento. Asimismo, las cantidades deben ser las adecuadas para tampoco sobre abastecer al cuerpo. En ese caso, muchos de los componentes nutricionales se transformarán en grasas y se alojarán en zonas indeseables. Por tanto, cada uno de los alimentos tendrá una cantidad determinada de calorías que se transformarán en energía para el cuerpo.

La pirámide de la alimentación

piramide de la alimentacionMuchos médicos y científicos se basan en una composición piramidal para definir los alimentos más y menos recomendados en sus justas medidas.

En la base se encuentran productos en los que abundan los hidratos de carbono.

Seguidamente, se posicionan los vegetales y frutas, que proveen de vitaminas y minerales.

Más arriba se ubican las proteínas, que fomentarán la musculatura y los tejidos corporales.

En el tope de este triángulo se encuentran las grasas: su consumo en exceso elevará niveles lipídicos en sangre; pero su justo aprovechamiento dotará al cuerpo de la energía necesaria para la realización de muchas funciones determinantes.